Activista LGTBI fue asesinado en Letonia tras ser quemado vivo con combustible

Normunds Kinzulis, de 29 años de edad, murió pocos días después de sufrir quemaduras en el 85% de su cuerpo.

El pasado fin de semana en Letonia se produjo la muerte de Normunds Kinzulis, activista LGTBI de 29 años de edad, luego de ser quemado vivo con combustible. Kinzulis sufrió quemaduras de gravedad en el 85% de su cuerpo y murió luego de pocos días hospitalizado. Una persona no identificada que intentó ayudarlo sigue hospitalizada por quemaduras.

Kinzulis se vio obligado a mudarse desde Riga, la capital del país y donde residía, a la ciudad de Tukums debido a las amenazas de muerte que recibía. Una vez en Tukums, sufrió al menos cuatro agresiones físicas y fue constantemente amenazado por sus vecinos. La policía letona se ha negado a abrir investigación ya que “no hay pruebas de que fuera un delito”.

Este asesinato ha causado conmoción en esta pequeña ex república soviética báltica que se encuentra dentro de la Unión Europea. Letonia bordea los dos millones de habitantes y no hay registros de un caso similar al del asesinato de Kinzulis. Si bien la homosexualidad no es un delito en Letonia, el matrimonio entre personas del mismo sexo no es legal.

La muerte de Kinzulis sin duda alguna provocará un tsunami político que podría tumbar el gobierno del primer ministro Arturs Krisjanis Karins, quien asumió como Jefe de Gobierno en enero de 2019. El gobierno está conformado por una coalición conservadora con partidos como el JKP (Nuevo Partido Conservador), AP! (¡Por el Desarrollo!), los ultraderechistas de Alianza Nacional, KPV-LV (¿A quién le pertenece el país?) y JV (Nueva Unidad).

En caso de que el gobierno no caiga y llegue a su fin agotando la legislatura, el único partido completamente favorable al colectivo LGTBI en Letonia, Progresīvie (Los Progresistas en letón) podría irrumpir en el parlamento por primera vez y cambiar la dinámica parlamentaria de este país. Los socialdemócratas letones, históricos representantes de la minoría rusa en el país, también podrían verse influenciados pese a defender siempre tesis conservadoras en asuntos sociales.