Jeque emiratí compró el 50% del Beitar tras normalización de relaciones de su país con Israel

Beitar Jerusalén es el equipo de fútbol que representa el sionismo y la élite conservadora del Estado de Israel.

La normalización de las relaciones diplomáticas entre el Estado de Israel y Emiratos Árabes Unidos ya ha producido su primera consecuencia. El jeque Hamad bin Khalifa Al Nahyan, uno de los principales promotores en su país de la normalización de relaciones diplomáticas de su país con Israel, ha comprado el 50% de las acciones del Beitar Jerusalén, uno de los clubes de fútbol más importante de este país.

Se trata de un club de fútbol vinculado a la élite sionista y conservadora del Estado de Israel, así como vínculos con el partido oficialista Likud. Es el único equipo de fútbol que nunca ha fichado a ningún jugador de raíces árabes y sus ultras son conocidos por sus cánticos racistas anti-árabes.

El jeque emiratí, que es miembro de la familia real que gobierna su país, se ha comprometido en invertir 90 millones de dólares en este equipo por los próximos diez años.

La Familia, el grupo de aficionados ultras del equipo, ha mostrado su rechazo con esta compra. La semana pasada, alrededor de 50 miembros de esta facción radical interrumpieron los entrenamientos del equipo y amenazaron de muerte a Moshe Hogeg, copropietario del equipo.

Cinco personas han sido detenidas tras este incidente, pero esto no frenó al grupo ultra que hizo pintadas en inmediaciones del estadio de su equipo con lemas xenófobos y racistas.

Subir