La izquierda noruega ganó las elecciones y volverá al gobierno luego de nueve años

Laboristas, centristas y socialistas tienen mayoría para repetir la coalición que gobernó el país nórdico entre 2005 y 2013.

El día de ayer lunes 13 de setiembre se llevaron a cabo elecciones parlamentarias en Noruega, país que lleva siendo gobernado por una coalición conservadora desde octubre de 2013 liderada por Erna Solberg, quien ha sido la perdedora de estas elecciones porque su coalición no tiene números para seguir encabezando el gobierno, a diferencia de los laboristas.

Los laboristas noruegos han sido, como lo son desde hace casi un siglo, la fuerza más votada con 761,581 votos (26.4%) y 48 escaños, habiendo perdido apenas un asiento parlamentario en comparación a sus resultados en 2017. Por su parte, los conservadores han perdido nueve escaños y han bajado a los 36 con 590,781 votos (20.5%).

La tercera fuerza más votada será el Partido de Centro, que ha conseguido el mejor resultado de su historia solo superado por los 32 escaños que obtuvo en 1993, cuando fue la segunda fuerza más votada. Los centristas obtuvieron 28 escaños gracias a 392,454 votos (13.6%) y han sido junto a los laboristas y el resto de la izquierda los grandes vencedores de estos comicios.

El Partido del Progreso, que defiende posiciones más conservadoras que el propio Partido Conservador, ha perdido seis escaños y obtuvo 21 producto de 338,259 votos (11.7%). Seguido del Partido de la Izquierda Socialista con 13 escaños y el Partido Rojo con 8 escaños. El primero obtuvo 216,289 votos (7.5%), mientras que el segundo consiguió 135,720 votos (4.7%).

El antiguo socio laborista ha conseguido dos escaños más a comparación de sus resultados en 2017, mientras que el partido marxista ha pasado de tener un solo escaño a tener siete más obteniendo poco más de dos puntos porcentuales comparando con sus resultados en los últimos comicios.

Completarán el parlamento el Partido Liberal con 8 escaños, el Partido Verde con 3 escaños, el Partido Cristiano con 3 escaños y el sorpresivo Pasientfokus de la región más norteña del país, cuyo único objetivo es la presencia continua y garantizada de un hospital en la ciudad de Alta, que a duras penas supera los 20,000 habitantes.

Los socios de gobierno que estuvieron al frente de Noruega entre 2005 y 2013 suman 89 escaños de un parlamento de 169, por lo que tienen asegurada la mayoría para formar gobierno. En aquel entonces el primer ministro fue el laborista Jens Stoltenberg y ahora lo será Jonas Gahr Store, que fue el Ministro de Asuntos Exteriores del propio Stoltenberg entre 2005 y 2012, sucediendo al mismo como líder laborista en 2014.