Minam supervisa cumplimiento de estándares ambientales en ladrilleras de Carabayllo

Con el objetivo de verificar los estándares ambientales alrededor de la fabricación de ladrillos en el distrito de Carabayllo, el ministro del Ambiente, Modesto Montoya, realizó una visita de inspección en esa jurisdicción, acompañado de equipo técnico del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

Durante su recorrido, en compañía de la presidenta del OEFA, Miriam Alegría, el titular del sector manifestó que se han evidenciado “amenazas ambientales que hay en el entorno y, desafortunadamente, verificamos que hay empresas informales que ponen en riesgo la calidad del aire y la salud de los pobladores”.

En ese marco, subrayó que se continuarán intensificando las acciones de fiscalización ambiental a nivel nacional. “De observarse incumplimientos a los estándares ambientales, serán sancionadas y paralizadas de acuerdo con la ley”, indicó.

Con esa perspectiva, el OEFA está realizando un diagnóstico de la actividad de diversas ladrilleras informales en el citado lugar. Los resultados del monitoreo de aire y ruido se encuentran aún en análisis y se tiene previsto la ejecución de otra intervención para el próximo mes, que evaluará los indicadores de aire, ruido y suelos.

Como parte de sus actividades en Carabayllo, el ministro Montoya visitó las instalaciones del Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN) y se reunió con Heriberto Sánchez, actual presidente de dicha institución, para evaluar la situación ambiental del centro poblado de Huarangal que es afectado por la contaminación de las ladrilleras informales que funcionan en esa localidad. También analizaron las acciones conjuntas para dar solución a esa problemática.

En otro momento, indicó que se comunicará a la autoridad competente – gobierno local- ya que las empresas ladrilleras informales no están autorizadas para operar y no cuentan con licencia de funcionamiento. “Eso significa que incluso se podría solicitar la paralización de esas actividades irregulares que son una amenaza para la población y el Centro Nuclear del IPEN ubicado en esa jurisdicción”, expresó Montoya.