Omar Guelleh fue reelegido presidente de Yibuti por quinta vez consecutiva con el 97% de los votos

Dictador de 73 años lleva en el poder desde 1999 y una vez más ganó unos comicios que fueron boicoteados por la oposición.

El pasado 9 de abril se llevaron a cabo elecciones presidenciales de Yibuti, un pequeño país africano del norte con una estratégica ubicación en el mar Rojo. Se trata de un país que desde su independencia ha sido gobernado por el mismo partido político y que tiene el mismo presidente desde 1999, el cual ha vuelto a ganar las elecciones por quinta vez consecutiva, por lo cual seguirá gobernando hasta 2026.

Se trata de Omar Guelleh del partido Concentración Popular por el Progreso (RPP por sus siglas en francés), quien ha ganado unos comicios boicoteados por la oposición con 155,291 votos (97.30%). El único candidato opositor que se presentó a las elecciones fue Zakaria Ismael Farah, quien apenas fue votado por 4,314 ciudadanos (2.70%).

Yibuti fue parte del imperio colonial francés como parte de la Somalilandia francesa y consiguió su independencia de Francia en 1977, siendo admitida en la ONU el mismo año. Étnicamente, la mayoría de la población es somalí y hay una minoría afar. Además, se trata de un país predominantemente musulmán.

Yibuti es uno de los países africanos donde más se vulneran los Derechos Humanos y hay más de un centenar de casos y denuncias sobre libertad de expresión, libertad de religión, detenciones arbitrarias, casos de tortura a opositores, pésimas condiciones para presos y derechos de mujeres así como de etnias y religiones minoritarias.