Premier Vásquez aclaró que la PCM no clausura actividades mineras

La presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez Chuquilín, sostuvo que el Gobierno ha heredado más de 200 conflictos sociales en todo el país y que para atenderlos, el Estado está asumiendo un rol diferente al que tenía tradicionalmente, ya no solo como “tramitador” sino de Estado fiscalizador, que atiende las demandas de la población.

Asimismo, Vásquez Chuquilín reafirmó su disposición a acudir al Congreso de la República para explicar los acuerdos con comunidades de Ayacucho y aclaró que la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) no clausura actividades, pero sí puede realizar el seguimiento y control de los planes de cierre de minas.

La titular de la PCM también precisó que el Ejecutivo no está desconociendo los acuerdos con las comunidades de Ayacucho. “El Ejecutivo no está desconociendo los compromisos a los que hemos llegado, nosotros trabajaremos en lo acordado que son tres cosas fundamentales”, dijo.

Precisó que se acompañarán los planes de cierre de minas, se trabajará el tema ambiental y de delimitación de cuencas que se está trabajando con la Autoridad Nacional del Agua, y se trabajará para generar un clima de paz, sin violencia.

Sobre la situación de las unidades mineras en Ayacucho, la premier Mirtha Vásquez señaló que se ha dialogado con las comunidades y con las empresas, y que desde un inicio se ha señalado que no existe ningún cierre unilateral de minas.

En ese sentido, aclaró que las empresas pueden seguir pidiendo sus autorizaciones y estas tienen que pasar por una evaluación incluso con participación ciudadana. Además, indicó sobre las empresas mineras, que cada caso es diferente.

Señaló que desde que asumió el cargo está recorriendo diversas regiones del país, como Cusco y Puno donde los conflictos están presentes, para escuchar a la gente y recoger sus demandas porque existen compromisos incumplidos que deben honrarse. Además, se viene dando un enfoque preventivo al abordaje de los conflictos sociales del país.

Del mismo modo, manifestó que frente a los conflictos sociales se necesita construir un clima de confianza y no de estigmatización. “Sé que hay desconfianza del lado de los inversionistas, pero no se puede reducir este tipo de situaciones a mineros y antimineros. Quiero reafirmar mi identidad no como antiminera sino como pro derechos de las poblaciones. Quiero que avancemos en el diálogo y sin estigmatizaciones”, finalizó.