Search
Martes 7 Julio 2020
  • :
  • :

Alertan riesgo de contagio masivo por COVID-19 en hospitales de salud mental

 

La Contraloría General alertó a las autoridades sanitarias el riesgo de un contagio masivo por COVID 19 en diversos hospitales de salud mental, debido al incumplimiento de medidas de distanciamiento, carencia de áreas de triaje diferenciado, uso inadecuado de los Equipos de Protección Personal (EPP) y por la falta de medicamentos.

Como parte de la estrategia de Control Integral a la Emergencia Sanitaria COVID-19, la entidad fiscalizadora superior supervisó los tres principales hospitales dedicados a la salud mental, ubicados en Lima Metropolitana. En estos lugares, los auditores evidenciaron serios riesgos de contagio entre los pacientes, personal de salud y familiares que acuden a estos nosocomios.

Esta situación contrasta con el bajo nivel de ejecución presupuestal de los recursos asignados para la prevención, atención y diagnóstico de los casos COVID-19, en los hospitales Víctor Larco Herrera (Magdalena), Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi (San Martín de Porres), y el Hospital Hermilio Valdizán (Ate).

Pacientes en riesgos de contagio

En la Orientación de Oficio N° 4277-2020-CG/SALUD-SOO, la Comisión Auditora evidenció que el Hospital Víctor Larco Herrera cuenta con 355 pacientes con problemas de salud mental, de los cuales el 14% se encuentra con COVID-19, lo que ocasiona el riesgo de un posible contagio masivo debido a la condición mental de los pacientes que dificulta cumplir con las disposiciones establecidas para evitar la propagación del coronavirus (tales como el uso de mascarillas o mantener la distancia social).

A ello se suma que el hospital no cuenta con Salas de Aislamiento exclusivo para pacientes COVID-19, lo que pone en riesgo la salud de los demás pacientes. Además, el personal asistencial que atiende los pacientes COVID-19 no es de carácter exclusivo.

Mientras que en el Informe de Orientación de Oficio N° 4405-2020-CG/SALUD-SOO, los auditores que supervisaron el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi advirtieron que carece de un área de Triaje diferenciado para la atención de los casos COVID-19; y, en la Sala de Espera del Área de Emergencia no se respeta el distanciamiento social, situaciones que generarían un mayor riesgo de contagio entre los pacientes, trabajadores e incluso familiares que acuden al establecimiento de salud.

Similar situación se observa en el Hospital Hermilio Valdizán el cual también carece de un área de Triaje diferenciado para atención a pacientes psiquiátricos con probables síntomas de COVID-19, y de ambientes diferenciados para la hospitalización de pacientes psiquiátricos con COVID-19 asintomáticos (los casos sintomáticos moderados son trasladados a otro hospital de mayor capacidad).

En el Informe de Orientación de Oficio N° 4401-2020-CG/SALUD-SOO, los auditores también advirtieron que existe riesgo de contagio entre el personal debido a que no cumplen con las medidas de distanciamiento social en el lugar donde consumen sus alimentos; y, el personal de limpieza y de seguridad no utiliza adecuadamente los Equipos de Protección Personal (EPP)

Medicamentos y pruebas rápidas

De otro lado, el Hospital Víctor Larco Herrera no cuenta con algunos medicamentos necesarios para el manejo de complicaciones propias del COVID-19, situación que podría generar el empeoramiento del paciente que padezca esta enfermedad.

Igual sucede en el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi donde la Farmacia de Emergencia no cuenta con un abastecimiento adecuado de medicamentos para los pacientes con COVID-19. Además, se advirtió un desabastecimiento de pruebas rápidas para el diagnóstico oportuno de pacientes con COVID-19.

Personal médico y traslados

Otros hechos identificados en el Hospital Víctor Larco Herrera es la falta de personal médico asistencial de la especialidad de Emergencia o Medicina Interna, en el Servicio de Emergencia, lo que genera un riesgo en el empeoramiento de la enfermedad e incremento de la mortalidad. A ello se suma que si un paciente se agrava y requiere ser trasladado a otro establecimiento de salud existe el riesgo de que pueda perder la vida debido a la falta de camas en otros nosocomios.

Asimismo, las ambulancias con las que cuenta este hospital no se encuentran debidamente equipadas ni cuentan con los medicamentos que corresponden para la atención de los pacientes que deben ser referidos a otros nosocomios.

Baja ejecución presupuestal

Cabe destacar que los tres establecimientos de salud mental visitados por la Contraloría General registran un bajo nivel de ejecución presupuestal de los recursos asignados para la prevención, atención y diagnóstico de casos COVID-19.

El Hospital Víctor Larco Herrera gastó el 12% del S/ 1´861,906 de Presupuesto Institucional Modificado (PIM); el Hospital Hermilio Valdizán ejecutó el 35.8% del S/ 1´088,120; y el Instituto Nacional de Salud Mental utilizó el 33.8% de los S/ 642,017 asignados, al 25 de mayo del 2020, según la plataforma “Monitor de Control y Transparencia COVID-19” ubicada en el portal institucional (www.contraloria.gob.pe).

Como parte de la política de transparencia y acceso a la información, los informes de control se encuentran publicados en el portal “Monitor de Control y Transparencia COVID-19” donde se ha puesto a disposición de la ciudadanía los resultados de más de tres mil servicios de control.




Agregue un comentario