Comuneros se atacan en pleno centro de Piura

REDACCION/28AGO19
REDACCION/28AGO19
REDACCION/28AGO19

 

Las dos facciones de comuneros que pugnan por el control de la Comunidad Campesina San Martín de Sechura se enfrentaron a puño limpio, patadas y pedradas, luego que sus marchas de protesta coincidieran en los exteriores de la Corte Superior de Justicia y la sede del Ministerio Público de Piura, a escasos metros de la plaza de armas.

Las piedras de una obra de drenaje en construcción de la zona sirvieron de proyectiles para el ataque entre ambos grupos antagónicos que reclaman por el reconocimiento de su propia directiva para tomar el control de la comunidad campesina, la cual es beneficiaria de las operaciones de la minera Miskimayo, que explota los fosfatos de Bayóvar.

La confrontación se registró este lunes a las 11:30 de la mañana cuando un reducido grupo de comuneros que defienden la administración de la comunidad liderada por Hernán Espinoza Ayala se encontró con la manifestación de más de 100 personas que presidía a Manuel Vidaurre, en el exterior del Ministerio Público.

Las agresiones empezaron con insultos a medida que ambos grupos se acercaban de forma desafiante para hacer valer su protesta. La chispa que encendió el descontrol fue el enfrentamiento a puño limpio entre dos comuneros que alertó a los demás a hacer lo mismo.

Hasta los palos usados para portar las pancartas fueron usados como arma de ataque entre ambas facciones. La ausencia de policías que resguarden la movilización ayudó a que el conflicto llegara a niveles impensados.

Por el momento, el manejo de la directiva de la comunidad estaría en poder del dirigente Hernán Espinoza luego de ganar las elecciones comunales.

La otra facción de Manuel Vidaurre denunció irregularidades en la votación y por ello interpuso una denuncia ante la fiscalía de Sullana, que hasta el momento no emite un pronunciamiento sobre la validez de los comicios.

Al respecto, este último grupo llegó hasta la sede del Ministerio Público para pedir celeridad en las investigaciones. Al respecto, el dirigente Vidaurre precisó que su grupo sí fue elegido desde noviembre del 2018, pero a la fecha no puede ejercer su autoridad.

“Pedimos la celeridad en las denuncias interpuestas. Denunciamos las irregularidades del clan Espinoza Ayala, solo esa familia quiere imponerse en la comunidad. Es una directiva no electa democráticamente”, indicó Vidaurre

Desde el lado de la facción de Espinoza denunciaron un acoso por parte de quienes perdieron las elecciones.

“La lista de Hernán Espinoza ha ganado la elección. Existe un asedio, hostigamiento de la lista perdedora y no deja trabajar tranquilo a nuestro presidente. Esa gente no respeta la elección. Quieren usurpar nuestra comunidad. Nosotros nos sometemos a las investigaciones de sus denuncias”, denunció un comunero.

En medio del conflicto existe una comunidad campesina que es parte de un fondo social que maneja las utilidades que genera la explotación de fosfatos en el desierto de Sechura por parte de la empresa Miskimayo. Hasta el año pasado, existía disponibilidad de 20 millones de soles en este fondo social.

Además, dentro del territorio comuna también existen yacimientos de sal que son explotados por la comunidad.

Antes del enfrentamiento, la facción de Vidaurre protestó en los exteriores de la oficina de Registros Públicos que ha reconocido como presidente de la comunidad a Hernán Espinoza quien sucede a su hermano, Sebastián Espinoza, en el mismo cargo.

Agregue un comentario

Subir