Dos muertos, más de 40 desaparecidos y un país en llamas

Un acuerdo entre las principales fuerzas políticas del país han sumido al Perú en una de sus peores crisis políticas y sociales de la historia reciente.

Pese a que parecían no reunir los apoyos necesarios como hace un mes, las fuerzas mayoritarias del presente periodo legislativo, contra todo pronóstico y de forma apresurada, se repartieron las cuotas de poder y aprobaron la segunda moción de vacancia presidencial contra Martín Vizcarra, en plena pandemia y a pocos meses de la celebración de unos nuevos comicios generales.

La decisión ha sido sumamente irresponsable y ha generado desde la juramentación del ya ex presidente Manuel Merino como Jefe de Estado una serie de manifestaciones en todas las principales urbes del país. Las protestas más numerosas se llevaron a cabo en la capital, donde ayer se reportaron la muerte de dos jóvenes universitarios y la desaparición de más de 40 manifestantes.

El contexto actual ha precipitado la caída del nuevo gobierno en tiempo récord. Merino no ha durado ni una semana como presidente y sus ministros han ido renunciando uno tras otro en la madrugada de hoy al mismo tiempo que los manifestantes comenzaban a reunirse al frente de la sede parlamentaria.

Quienes llevaron al congresista por Tumbes de Acción Popular a la Jefatura del Estado le han retirado el apoyo rápidamente y ahora la responsabilidad de un gobierno provisional ha recaído en la única bancada parlamentaria que se opuso a la destitución de Vizcarra de manera unánime: el Partido Morado.

La ciudadanía peruana castigó duramente el accionar de Fuerza Popular y el Apra en las últimas elecciones parlamentarias. El partido fujimorista pasó de la mayoría absoluta a convertirse en la sexta fuerza política, mientras que los apristas se han convertido en una fuerza extraparlamentaria.

Por lo tanto, es muy probable que Acción Popular, APP, Frepap, Podemos Perú, Unión por el Perú y Somos Perú empeoren considerablemente sus resultados electorales en 2021. E incluso una o más de estas fuerzas políticas podrían convertirse en extraparlamentarias al igual que el partido de Alan García.

Agregue un comentario

Subir