Muertes por coronavirus se disparan en Europa y EE.UU. a pesar de confinamientos obligatorios masivos

Las muertes provocadas por el nuevo coronavirus se dispararon en Europa y Estados Unidos el domingo, a pesar de los confinamientos obligatorios masivos, en un escenario generalizado de hospitales saturados que forzó a Alemania a prohibir reuniones de más de dos personas.

Alemania y Grecia se convirtieron en los últimos países europeos en adoptar restricciones al movimiento de sus habitantes, mientras el virus mantiene casi mil millones de personas confinadas en sus casas e intensificó los temores de una recesión mundial.

En Estados Unidos el presidente Donald Trump ordenó el montaje de estaciones médicas de emergencia para áreas críticas y los hospitales buscan abastecerse de respiradores mecánicos, mientras en el Congreso una propuesta de un billón de dólares para rescatar la tambaleante economía se hundió sin pena ni gloria.

Al ser consultado sobre cuando la economía estadounidense podría estabilizarse, Trump respondió con una admisión brutal: "No podría decirlo".

El proyecto de ley propuesto por los legisladores republicanos destinaba hasta 2 billones de dólares a familias, empresas y hospitales estadounidenses, aunque no se aprobó ya que fue rechazado por los demócratas por considerarlo insuficiente.

En Estados Unidos, donde las muertes superaron las 400 y los casos ya son más de 33.000, más de un tercio de los habitantes se encuentran bajo varias fases de confinamiento, incluyendo las tres mayores ciudades del país: Nueva York, Chicago y Los Ángeles.

El número de víctimas de la pandemia en Italia se acercó a 5.500 cuando el país mediterráneo reportó otras 651 muertes, un día después de que superó a China por el mayor número de decesos.

Grecia, por su parte, impuso un confinamiento generalizado y en Alemania la canciller Angela Merkel se puso en cuarentena en su casa después de ser tratada por un médico, que después de ello arrojó resultado positivo virus.

En Francia, donde el número de muertos aumentó a 562, los habitantes permanecieron encerrados en sus hogares. Se impuso un toque de queda en algunas regiones y el alcalde de París pidió medidas de confinamiento aún más drásticas en una ciudad bajo llave.

El Reino Unido, por su lado, parece avanzar hacia medidas similares ya que el primer ministro, Boris Johnson, advirtió que el país podría estar a dos semanas de registrar números similares a los de Italia.

Agregue un comentario

Subir